Vive tu sueño - Uriel Escobar Barrios, M.D.

 

CONSUMO DROGAS PORQUE LOS UNIVERSITARIOS LO HACEN. Cuando ingresó a la consulta la primera impresión que tuvo el terapeuta era que Ricardo  no se encontraba a gusto con estar allí y esto se corroboró con los primeros intercambios verbales. Luego del saludo y las presentaciones respectivas, se suscitó el siguiente diálogo...

 

-“Dígame la razón por la cual usted asiste a esta consulta…”.

-“No sé” -

-“Cuando a usted le separaron la cita, en caso de haberlo hecho otra persona, le dijeron el motivo?”-

-“Dicen que por drogas”-

-“Dicen?...Quienes lo hacen?”

-“Pues mis papás…Mírelos aquí están con ese cuento”

-“Ah!. Entiendo. No es cierto que usted consuma drogas…”-

-“Claro que sí consumo. Pero, sólo marihuana”-

Salta a la vista que el consultante estaba muy incómodo, mientras hablaba no miraba al interlocutor y la actitud era de un total y absoluto desgano. De no haber estado presentes los padres, seguramente hubiera sido más compleja la intervención. Veamos algunos datos generales sobre su situación vital.

 

Tiene 19 años, es soltero, cursa 4 semestre de negocios internacionales, hijo único, padre empresario, madre profesora. Al parecer con un buen nivel de comunicación al interior de una familia creyente en Dios y practicante de “los buenos valores de la sociedad”. Cuando estaba terminando el bachillerato se inició en el consumo de marihuana a instancia de unos compañeros. Esto lo hacía de manera ocasional, con el ingreso a la universidad se incrementó la frecuencia y los padres se enteraron al encontrarle unas dosis en el maletín. La madre quien fue la responsable del hallazgo dice: “Nosotros quedamos de trauma. Nos sentimos muy culpables y cuestionándonos sobre la eficacia de la enseñanza y la actitud de brindarle toda la confianza para que él nos contara sus cosas, sin recibir castigos o reprimendas. El reconoció que lo estaba haciendo, pero, cuando mostramos el desacuerdo con esa conducta, inmediatamente sacó toda una cantidad de bibliografía e información sobre las bondades y la inocuidad del consumo de marihuana y colocaba como ejemplo lo que estaba sucediendo en Colombia, que no sólo la habían despenalizado, sino que la recomendaban como un buen medicamento. Dr. Nos dejó sin argumentos y como nosotros estamos convencidos de que es dañina, lo instamos para que viniera a conversar con un profesional, para que nos aclare si definitivamente no es o si es un problema que la continúe usando”.

 

Estando a solas se inicia el siguiente diálogo enmarcado en una entrevista del tipo motivacional (en la cual es la persona la generadora de sus propias conclusiones con el apoyo incondicional del terapeuta).

-“Según acaban de contar sus padres usted tiene clara la información sobre los beneficios y la inocuidad del consumo de marihuana…”-.

-“Claro es mucho más dañino el alcohol y todo el mundo lo consume y nada pasa. Yo sólo consumo marihuana como lo hacen los universitarios”-

-“Lo primero es que no todo el mundo consume alcohol de manera problemática y no todos los universitarios lo hacen con la cannabis y lo segundo es: Usted ha leído por parte de algún médico reconocido o alguna universidad donde se afirme que la marihuana es inocua (no hace daño)?”-

-“No. Pero, si tengo muchas páginas de internet donde se habla sobre ello”-.

-“Como especialista en el tema le puedo enumerar los efectos dañinos que el consumo crónico de marihuana le puede producir a una persona (a nivel cerebral, pulmonar, bronquial, en la disminución de la capacidad de aprendizaje y memoria, baja de la libido y apatía)”-.

-“Porqué aprobaron entonces su uso a nivel medicinal en Colombia?”-.

-“Porque es una alternativa terapéutica para personas que padecen ciertas patologías como el cáncer, el dolor crónico intratable, la epilepsia. Usted padece alguna de estas enfermedades?”-.

-“Claro que no”-.

-“Ah…”-.

REFLEXIÓN

                                                                

v  Lo que piensa Ricardo sobre el consumo de marihuana de manera recreativa es muy común. Qué opina usted al respecto?.

v  A un grupo de jóvenes que asisten a un taller sobre prevención del consumo de drogas. Usted que les diría?

 

DESARROLLO

 

 

Ricardo es un estudiante pilo como se le denomina ahora a las personas estudiosas e informadas. Cuando sus padres utilizaron los conceptos de que la marihuana es dañina, simplemente porque así se repite en la cotidianidad en medios de comunicación o en los programas de promoción y prevención del uso de drogas, él con argumentación extraída de muchas fuentes les demostró que no era cierto, que la marihuana era de uso común en los medios universitarios y era mucho menos dañina que el alcohol y el tabaco y los retó a que le demostraran, también con fundamentación válida, sobre la certeza de sus afirmaciones. Los padres reconocieron ante el terapeuta, que no tenían las herramientas para demostrarle a su hijo sobre la veracidad de sus argumentos y como ellos le habían enseñado “no tragar entero, sino ser escéptico ante lo que se escucha”, habían acudido a alguien que los ilustrara sobre esta temática. Dos son los errores en la argumentación que él hace para justificar el consumo. El primero es tomar como algo científico información extraída de la WEB, donde se compendia todo el conocimiento actual, pero, al cual se le debe colocar el filtro de la crítica y buscar las fuentes que tengan respaldo científico y lo segundo es generalizar, afirmando que todos los universitarios consumen, lo cual es una falacia.

Escribir comentario

Comentarios: 0